News club

ÚNETE A NUESTRA LISTA DE CORREO Y RECIBE UN REGALO DE BIENVENIDA:
¡10% de descuento!
 

Masterclass: Vamos a aprender a decir “NO”

Reconozco en seguida a las personas que no practican a menudo el sano ejercicio de decir NO. Es gente muy buena (lo que viene siento un “buenazo-a”) y atenta, pero también gente que tiene aspecto cansado, el cansancio de intentar contentar a todo el mundo, cosa que, os lo digo desde ya, NO SE PUEDE.

Yo también era una persona que quería agradar a todos. De pequeños nos enseñan que no tenemos que ser egoistas, que hay que ser BUEEENOS. Si me ofrecían alguna colaboración, siempre decía SÍ y claro… quedaba como una reina pero también a la décima colaboración empezaba a estar hasta las narices de ocupar mi tiempo y energía en proyectos de otros y en el 99,9% de los casos sin que me aportara gran cosa o eran “by the face”.

Desde que tengo mi tienda, www.charucashop.com, recibo muchas peticiones de todo tipo. Algunas me ilusiona hacer y otras no. Obviamente no puedo decir sí a todo, selecciono las que me van a aportar más, a algún nivel. Por ejemplo fruto de una de estas colaboraciones fué nuestra colección de bolígrafos y plumas, vamos, que hay propuestas que suman, ¡y mucho!

Hoy en día y después de mucho entrenamiento he aprendido a decir NO, y oye… me va muchísimo mejor. De hecho tengo una de mis frases de Charuca Coelho que dice: “El primer paso para conseguir lo que quieres, es aprender a decir NO a lo que no quieres”

Tweet: El primer paso para conseguir lo que quieres, es aprender a decir NO a lo que no quieres

Creo firmemente en esa frase, si estoy pasando mi tiempo haciendo algo que no quiero, ¿cómo voy a dejar espacio para prepararme y para que suceda lo que quiero?

Sin embargo, algo tan sencillo e inofensivo como declinar una propuesta, se nos hace un mundo. Vamos a analizar por qué.

¿Por qué nos cuesta tanto decir NO?

1. Obviamente pensamos que decir SI es agradar al otro, a todos nos gusta gustar y por eso decimos SÍ. Tendemos a creer que decir NO significa ser EGOISTA y claro, no somos personas egoístas.

2. Tendemos a confundir SI con connotaciones de bondad y NO con connotaciones de maldad. El SI es la luz y el No es la oscuridad, cielo vs infierno, Darth Vader vs. Yoda…

3. Tenemos miedo de perder futuras oportunidades si decimos NO en el presente. Pensamos “ostras, si digo SI a esta colaboración gratis o que la verdad es que es un tostón, puede que la siguiente sea remunerada o me guste más”.

4. Creemos que nunca llegará lo que realmente nos gustaría y por eso decimos SI a otras cosas que nos gustan menos pero que son seguras (Ya lo dice el refrán “Más vale pájaro en mano…”)

5. Nos toca las narices sobremanera que el otro nos diga NO, así que nosotros tampoco lo hacemos, porque sabemos lo mal que sienta.

6. Creemos que si decimos NO, el otro nos dejará de querer, y eso nos da miedito, necesitamos ser queridos.  

Charuca Masterclass: Vamos a aprender a decir NO

Si me lo permitís os voy a dar unas sencillas pautas para aprender a decir NO, para que seáis más felices y podáis hacer más felices a las personas que están a vuestro alrededor.  Antes de pasar a la práctica, para convertirte en un profesional del NO has de tener esto muy en cuenta:

1. LAS NECESIDADES DEL OTRO SON IMPORTANTES, PERO NUNCA MÁS QUE LAS TUYAS.

Esto puede sonar egoísta pero no lo es, es más bien la base de una convivencia sana. El objetivo de esta vida es hacer algo que te gusta a la vez que aportas algo a los demás. No podrás dar lo mejor de ti a los demás si no estás haciendo las cosas con gusto, si estás cansada, triste, frustrada o enfadada. Por eso decir NO, en primer lugar es bueno para ti y en segundo lugar es bueno para tus relaciones con todos los demás, que serán más positivas, sanas y sinceras. De hecho hay una segunda frase (pero esta no es mía) que viene al pelo y que dice algo así: “Poco valor tiene el SI de quien no sabe decir NO”

2. TANTO DECIR “SÍ” COMO DECIR “NO” ESTÁ BIEN.

No hay uno bueno y uno malo. Simplemente el primero significa “Tu propuesta me interesa” y el segundo significa “Tu propuesta no me interesa”, en los dos casos vas a quedar como una reina.

3. DECIR “NO”, NO HARÁ QUE PIERDAS FUTURAS OPORTUNIDADES NI QUE TE DEJEN DE QUERER.

Por mi propia experiencia os aseguro que cuando decimos “NO” no perdemos futuras oportunidades, más bien todo lo contrario. Hace un tiempo, cuando era ilustradora freelance, me hicieron una oferta de trabajo, era un trabajo alucinante, a nivel de portfolio hubiera estado MUY bien pero a nivel de presupuesto era un sinsentido, era algo así como un mes de mucho trabajo a cambio de 300$ (dólares. Hello?). Contesté muy amablemente que no aceptaba el trabajo, porque aunque el proyecto era muy jugoso el presupuesto me parecía una absurdidad. La persona que me respondió (que era un intermediario, de una agencia) me dijo que lo entendía perfectamente, que tenía toda la razón y que a ellos les parecía lo mismo, pero que su cliente era quien fijaba las condiciones y que jugaban con que eran una marca muy famosa. Pues bien, esa agencia no sólo no dejó de llamarme, me gané su respeto y me siguieron llamando para proyectos interesantes y bien remunerados.

Créeme, si aprendes a decir no, sin acritud, con amabilidad y sentido común, el otro aprenderá donde están tus límites, te ganarás su respeto, su simpatía, y por supuesto nadie dejará de quererte por eso. Además… si alguien deja de quererte porque no quieres hacer algo que no te apetece pues oye… con viento fresco… ¿no?

 4. DECIR “NO” ES LIBERADOR.

En caso de duda, recuerda esta fórmula by Charuca.

Decir SI, a algo que no te apetece hacer te supondrá un 1% de gloria (en el momento que estés diciendo SI) y un 99% de incomodidad (El resto del tiempo).

Decir NO, a algo que no te apetece hacer te supondrá un 1% de incomodidad (en el momento de declinar la invitación) y un 99% de gloria (El resto del tiempo).

5. PARA APRENDER A DECIR “NO” HAS DE APRENDER A ENCAJAR EL “NO” DEL OTRO con el mismo respeto y amabilidad que tú mereces. Pierde el miedo a coleccionar negativas. ¡No pasa nada! Recibir muchos “NO” es una información valiosa que te ayudará a mejorar y a crecer. Si se te ha ocurrido una propuesta y mucha gente la rechaza, puede que sea el momento de replantearse las cosas, de cambiarla.

Y ahora vamos a pasar a la acción ¿Cómo se dice “NO” con estilo?

Lo más valioso que puedo compartir contigo en este post es esto: “Decir “NO”, es mucho más fácil si lo acompañas con una sonrisa” Creo que ahí está el truquito, cuando no tenemos muy entrenado lo de decir “NO”, nos resulta violento, asociamos el SI a esta cara 🙂 y el NO a esta otra :(, incluso a la cara de enfado, que vendría a ser algo así >|. Pues has de practicarlo hasta que dejes de asociar el decir NO con enfado, desprecio o egoísmo, tanto los que recibas como los que emitas. Recuerda, decir “NO”, simplemente significa: MUCHAS GRACIAS PERO TU OFERTA NO ME INTERESA 🙂

Es totalmente natural que no te interese o no te apetezca hacer todo lo que te proponen. Cuando algo no te apetezca o cuando tu estómago te diga que eso que te han propuesto, va a ser una penitencia, pon tu mejor sonrisa, da las gracias por haber pensado en ti, y declina la invitación. Al principio cuesta, si te resulta violento puedes empezar a practicar pidiendo algo de tiempo para pensarlo y empezar diciendo NO por email, pero sí te recomiendo hacerlo siempre con amabilidad y cariño, para que la otra persona se sienta bien y te pueda tener en cuenta para futuros proyectos. Cuando estés preparada podrás practicar el NO profesional, el cara a cara, no dudes en hacerlo, con ese ya te ganarás el diploma.

Rizando el rizo, “NO” para campeones.

Me vengo arriba y voy un paso más allá, esto ya es de catedráticos de decir NO, esto es nivel “leyenda”. ¿Qué hacer si has dicho “SI” a algo y después lo piensas en frío y te das cuenta de que realmente es una pérdida de energía, que no te apetece NADA hacerlo, que no tienes tiempo, o que no te da la real gana tenerlo? ¡Pues no pasa nada! Si la propuesta aún está en caliente es tan fácil como escribir un mail o hacer una llamada y explicar honestamente que te precipitaste diciendo SÍ y que has cambiado de opinión. Esto también lo he llevado a la práctica en alguna ocasión (no muchas, ¿eh? que tampoco es plan de ir como Ricky Martin por la vida, un pasito palante y un pasito patrás). Como dice un refrán manchego, “mejor una vez colorada, que ciento amarilla”. Practícalo y verás que el mundo sigue girando y que no pasa nada.

Creo que con estos sencillos ejercicios te sacarás un pequeño o gran peso de encima y podrás hacer espacio en tu vida y tener más tiempo para que puedan pasar las cosas que mereces.

Ya me despido, te invito a que comentes si te ha gustado el artículo, o si NO te ha gustado 😉

Si te ha gustado mi blog, y quieres que te avise personalmente cada vez que publique un post, únete a mi News Club, apuntándote a mi lista de correos y te enviaré un email cada vez que haya novedades en Charuca.

  • galou.mary@gmail.com
    18 Abril 2016

    Bueno, bueno, bueno! Un post genial de cabo a rabo. Me viene perfecto, que soy muy de venirme arriba con el SI.

    Muchas gracias por la masterclass! 😉

    • Mary Galou
  • Ana Martin
    18 Abril 2016

    Muchas gracias por el master!! Yo también soy muy de venirme arriba con el sí, y creerme superheroína. Aún me cuesta horrores y tu post me ha ayudado a reforzar la visión de No positivo, para mi y los demás 🙂
    Gracias y feliz día!

  • diannestorey@gmail.com
    18 Abril 2016

    Querida Charuca, ante todo un cordial saludo, me fascina leerte, soy de la ciudad de Maracaibo – Venezuela me llegan tus alertas por correo desde hace 2 meses, te sigo por Instagram hace 3 y Pinterest lo haré desde hoy, porque Facebook no tengo, tu linea de libretas, tazas, cojines y de todo son hermosas, me haz inspirado en muchas ideas, desde hace más de 5 años saqué una tienda, la cual llamé primero Boutique DS Maracaibo, ahora le realicé un refrescamiento y no sabía de tu existencia, ni de los productos y la llamé Dstorey Shop, porque me gustan las agendas, cuadernos y libretas, los clic, los llaveros, opozulo y todo lo lindo y coincidencialmente cuando me llegó la invitación por Instagram se llamaba parecida, te comencé a seguir y es similar a la idea que tengo mas no igual, porque somos seres únicas en el mercado… Jajajajaja! Estoy armando la parafernaria como decimos aquí para comenzar mi empresa. Soy Comunicadora Social de profesión y me gusta escribir sobre vivencias personales, pero no he arrancado con esa parte de manera formal, si necesitas cualquier colaboración estamos a la orden por acá. Así que gracias por existir y por escribir, que me río un mundo leyendote! Espero que nos encontremos por los medios, mi correo personal es: diannestorey@gmail.com, por Instagram: @diannestorey y @dstoreyshop… Y bueno de tí se por tu Blog, por los alertas de correo y por tus productos. Espero algún día tener la taza rosa con gatitos que tanto me encantan… Besos Dianne Storey Mendez!

  • Marina Patrón Sánchez
    19 Abril 2016

    Muchísimas gracias por hacer este post, porque yo también soy una de esas personas que no sabe decir que no por no ofender, y que luego me paso el día lamentando el haber dicho que sí y dándole la tabarra a la pobre gente que está a mi alrededor.

    Peeeeer, a partir de ahora voy a recordar los valisísimos pasos para decir que no, y estoy convencidísima de que voy a ser mucho más feliz y, sobre todo, a vivir más tranquila! 🙂

    De verdad, muchísimas gracias por compartirlo, ¡eres fantástica y te admiro un montón! 😀

    • 19 Abril 2016

      Seguro que sí, Marina. Esto es como todo, cuanto más lo practiques, mejor lo harás.
      Mucha suerte, bonita! :*

  • laurariosdesign@gmail.com
    22 Abril 2016

    Gracias Charuca!
    Hace muy bien recibir consejos y ahora… a ponerlos en práctica!
    Es muy sabio tu post y te agradezco por compartirlo!
    Felicitaciones por tu marca! 🙂
    Laura (Mza, Argentina)

  • Davinia Negrín
    9 Mayo 2016

    Hola Charuca,
    Había dejado el post aparcado para leerlo cuando tuviera un ratito para leerlo con tranquilidad. Me ha encantado, sobre todo porque me pilla en uno de esos momentos en los que he tenido que decir no para dedicar todo mi esfuerzo y tiempo a aquello por lo que, para mi, merece la pena decir SI. Enhorabuena por tu trabajo
    Davinia (Las Palmas de Gran Canaria)

  • Sheila
    17 Mayo 2017

    Genial el articulo, la verdad es que cuesta y mucho, este tema y el negociar lo tengo q solucionar ya, así que voy a empezara poner en practica tus truquitos.
    Ya era muy fan tuya y después de ponerme este link a Ricky, eres mi musa definitiva jjajajja un abrazo 🙂

  • La Acochinada!
    14 Julio 2017

    Hace un tiempo leí este post y se me quedó grabado a fuego…Me cuesta una barbaridad decir “NO”, en mi vida y en mi trabajo. Desde hace un tiempo no tengo un trabajo muy estable y he aceptado casi cualquier cosa que se me ha presentado.

    Hoy, acabo de decir que no a un trabajillo que hubiera traído algunos durejos, y estoy totalmente ACOCHINADA!! …(Y si me he equivocado…y si he perdido una oportunidad….OMG!!!)…

    Bueno, ya está hecho, no hay marcha atrás. He intentado ser lo más amable posible y espero que no les haya sentado mal!!
    Gracias Charuca por haberme dado el valor para hacerlo!!! Besines!!

Deja tu comentario