News club

ÚNETE A NUESTRA LISTA DE CORREO Y RECIBE UN REGALO DE BIENVENIDA:
¡10% de descuento!
 

Descubre en 10 ejercicios como la papelería bonita y una actitud correcta te pueden ayudar a conseguir cualquier meta.

Emprender, perseguir cualquier objetivo, el que sea que merezca la pena, requiere mucha energía. Muchos sin darnos cuenta, malgastamos la nuestra en dar vueltas y más vueltas a cosas que son mucho más simples de lo que creemos. Otros pensamos que la energía es infinita y la despilfarramos hasta que llega el día en que nuestro cuerpo se planta. Entonces, casi sin entender bien por qué, tiramos la toalla y nos rendimos.

Hoy os voy a dar unos consejos sobre las actitudes a la hora de perseguir cualquier objetivo que te ayudarán a llevar adelante tu proyecto. Para hacerlo más fácil vamos a hacer ejercicios prácticos, así que ten tu libreta favorita a mano. Te voy a enseñar como la papelería te puede ayudar a conseguir tus metas.

1. Fija tus objetivos

Imagina que te subes a un barco, te echas al mar, pero no fijas un objetivo al que te diriges ¿Qué te va a pasar, amiga mía? Pues que en el mejor de los casos vas a dar más vueltas que una noria y en el peor,  te quedarás sin combustible y te vas a perder. Es importante que fijes tus objetivos a corto y a medio plazo, a un año y a tres. No te preocupes de qué pasa si cambias de idea, porque tus metas pueden ir cambiando, podrás modificarlos siempre que lo necesites.

Aquí mis compañeras de fatigas. Mis libretas de tareas, de objetivos, de ideas, de bocetos... No sé que haría sin ellas. Aquí mis compañeras de fatigas. Mis libretas de tareas, de objetivos, de ideas, de bocetos… No sé que haría sin ellas.

EJERCICIO: Apunta en tu libreta favorita cuales son tus objetivos, cual es el punto al que quieres ir. ¿Cómo puedes hacerlo? Imagina tu vida ideal, tu trabajo ideal, aquello que quieres conseguir.  Apunta con todo detalle como te gustaría que fuera. Toma notas de hacia donde vas y revísalo una vez al mes, para ver si todo sigue igual o si ha habido alguna variación en tu rumbo. No los pierdas de vista.

2. Planifica, planifica, planifica!

Una vez leí algo así como “Tú tienes las mismas horas al día que Beyonce” Tu tiempo puede dar mucho más de sí de lo que crees. El problema llega cuando no sabes lo que tienes que hacer. No has planificado tus tareas y empiezas a hacerlo todo a la vez. Abres el mail cada vez que escuchas la campanita diabólica (desactívala ahora mismo), respondes a cada Whatsapp y a los comentarios de tus RRSS, lo haces todo a la vez. Te aseguro que conozco muy bien la sensación de estar muchas horas trabajando y terminar el día sin saber muy bien qué he hecho en realidad. La solución: PLANIFICACIÓN (toma pareado)

EJERCICIO: Sabiendo muy bien tus objetivos generales, dedica el primer día del mes a organizar los objetivos y tareas del mes y también el primer día de la semana a repasar lo que has de hacer durante la semana. Márcate un horario o un día para cada cosa… Fíjate tareas razonables, no te sobrecarguesde trabajo porque sólo conseguirás agotarte. Ese tiempo que invertirás en planificar tus tareas te ahorrará mucha energía, mucho tiempo y mucho sufrimiento. Ey! y no olvides planificar tus descansos!

3. Refuerza la confianza en ti misma.

La falta de confianza en ti es el origen de muchos de los obstáculos con los que te vas a encontrar. Trabajar en confiar en ti misma te ayudará a superarlos. ¿Y eso como se hace? En primer lugar buscando siempre la excelencia en lo que haces, no te conformes con menos, haz las cosas lo mejor que puedas y en segundo lugar trabajando en cambiar tu propia percepción sobre ti porque créeme, cuando más te gustes a ti misma, mejor te sentirás.

EJERCICIO: En tu libreta favorita, apunta todas tus virtudes. Apunta cada piropo que te digan los demás y también todas las virtudes que tú sabes que tienes. Pega en esta libreta todas las notas de gratitud que recibas, billetes de viajes en los que fuiste muy feliz, fotos… todo lo que refuerce la confianza en ti misma y te recuerde lo valiosa que eres. Ten esta libreta a mano, especialmente en los días bajos.

4. Busca el lado positivo de la vida.

A todos nos pasan cosas de todo tipo, unas buenas y otras malas, llueve para todos, pero no todos tenemos la misma actitud ante lo que nos pasa.  Como dice el refrán “no hay mal que por bien no venga” El reto es encontrar el lado positivo y concentrarse en él ¿por qué? Para no perder energía.

EJERCICIO.  Apunta en tu libreta mágica cualquier cosa negativa que te pase, cualquier pensamiento negativo que te venga a la mente y al lado de cada cosa negativa, apunta el lado positivo de esta situación y concéntrate en el beneficio en lugar de enfocarte en la pérdida.

5. Deja de compararte con los demás.

¿Crees que puedes comparar una semilla con un árbol? Los dos son la misma cosa, pequeño saltamontes. Muchas veces somos semillas que tendemos a compararnos con árboles sin entender que en realidad podemos ser lo mismo, a su debido tiempo. Deja de sufrir y perder tu energía en lo que están haciendo los demás, concéntrate en mejorar, en cuidar tu semilla para que se convierta en un bonito árbol, eso sí que será un tiempo bien invertido. Te lo digo de otra manera, en lugar de sufrir porque el césped del vecino te parece más verde, remángate y cuida tu césped.

EJERCICIO: Una vez a la semana, haz una lista de las cosas que crees que puedes mejorar en ti, en tu trabajo o en tu forma de trabajar. No se trata de machacarse ni de auto flagelarse por las cosas que haces mal, sino de ser consciente de qué puedes ir mejorando, e ir haciéndolo día a día.

6. Sé humilde y cariñosa.

La vida te va a devolver lo que tú le des. Si no quieres compartir nadie compartirá contigo, si no quieres reír nadie reirá contigo, si no eres amable nadie lo será contigo. Trata a los demás como te gusta que te traten y sucederá la magia.

EJERCICIO: Nada mejor para practicar la humildad que ejercitar la gratitud. Una vez a la semana, escribe una postal a un ser querido y dale las gracias, vas a alucinar con la sensación de electricidad que recorrerá tu cuerpo ¿sabes lo que es eso? ENERGÍA POSITIVA, ni más ni menos.

7. Cuídate, conviértete en tu mejor amiga.

Ponte de tu parte, date lo que necesitas, cuídate.  Un pequeño premio diario, comprensión cuando más lo necesites, un poco de mimos a ti misma, hará que tus energías se vayan renovando.

EJERCICIO: En tu planificador semanal, escribe un pequeño capricho que te vas a dar ¡cada día! ¿Te doy un poco de inspiración? Aquí tienes unas ideas: Unas flores frescas, un paseo en horario de trabajo,  una barra de labios nueva, un desayuno slow, un bombón, una pedicura, dormir una hora más, un masaje con aceites aromáticos. Cada día un mini capricho y una vez al mes, atención, un regalazo. Estás haciendo algo muy difícil ¡te lo mereces!

8. Ponte en el lado del otro, sé empática.

Da igual quien lleve la razón, no pierdas energía en discusiones que no te llevarán a ninguna parte. Lo que sí te llevará es ponerte de parte del otro, hacer todo lo posible por ayudarle, darle la vuelta a la situación. Estarás construyendo afecto y confianza y eso es la base de cualquier empresa. Cuida a los demás como te gustaría que te cuidaran a ti.

EJERCICIO: Aquí sobran las palabras ¿no crees?

9. Aprende a descansar.

Si te descubres a ti misma corriendo, párate a pensar cuál es el motivo de tantas prisas ¿acaso no estás disfrutando del camino? Si tu proyecto está bien no necesitas correr porque realmente no hay una meta, una empresa es el camino, ni más ni menos, no hay un día en el que has llegado a un lugar y has terminado. Has de aprender a bajar el ritmo, a dejar de correr, a convertir tu proyecto en un paseo agradable.

EJERCICIO: Trabaja una hora cada día en relajar tu cuerpo y tu mente. Has oído bien, una hora entera para el relax. Puedes irte de paseo al parque, tomarte una taza de tu té favorito mientras miras una revista, cuidar un bonsai… cualquier cosa que te ayude a relajarte y a recargar pilas para el día siguiente. Repito, seguir tus objetivos es un modo de vida, una carrera de fondo, has de descansar cada día, si no, sencillamente, te agotarás y tendrás que abandonar.

10. Aprende a delegar.

Si ves que has tocado techo, que tu proyecto ha crecido y ya no das más de si, puede que haya llegado el momento de delegar algunas funciones. Delegar es muy complicado porque una siempre piensa que nadie sentirá su proyecto como lo hace una misma, que nadie lo hará como tú. Pues no es así. El secreto es encontrar a las personas adecuadas, porque cuando las tienes, vaya si le ponen corazón. La gente amorosa pone corazón a todo lo que hace.

EJERCICIO: Escribe en tu cuaderno todas las funciones que estás haciendo. Piensa después en qué cosas podrías delegar y cuales no y no pares hasta que no tengas a la persona adecuada. Un buen equipo, aunque sea pequeño, llevará tu proyecto a otro nivel.

Y hasta aquí mis humildes consejos. Sobra decir que no soy un maestro zen, yo también estoy en el camino y me queda mucho por mejorar, pero intento ser consciente de lo que puedo hacer y de compartir lo que creo que le puede servir a más gente. Te recomiendo solo que los apliques si te hacen la vida mejor y que si no, los dejes pasar de largo. Quédate con lo que te sirva. Espero que estos consejos y ejercicios te ayuden también a ti, y que me dejes un comentario si tienes cualquier cosa que te gustaría compartir con nosotras.

Mil gracias por leer y hasta la próxima <3

Fotos y súper modelo: @minabarrio

Sígueme en Feedly

follow us in feedly

  • laura.m.vidal@gmail.com
    8 Febrero 2016

    Buenos días,
    Qué gran post, me ha encantado!!
    Has conseguido reflejar muchos de los aspectos por los que he pasado, en muchos momentos de mi vida como empresaria, te felicito por ello.
    Lo más difícil es conseguir organizarse, son muchas cosas y crees q puedes y debes llegar a todo, lo cual provoca un agotamiento brutal. Pero es dicierto q hay q parar, organizarse y vivir la experiencia.

    Me gustaría felicitaros por el gran trabajo que hacéis, por el trato que dais y por vuestras fantásticas ideas cargadas de mucho mucho cariño.

    Besos!!

    • 8 Febrero 2016

      Mil gracias, guapa. Realmente lo más complicado es organizar tantísimas cosas por hacer, renunciar a lo que no llegamos, delegar… esto es un deporte extremo!
      Te deseo toda la suerte del mundo. Mil gracias por leer <3

  • Eva J
    8 Febrero 2016

    Me han encantado tus consejazos Charuca! Parecen una cosa evidente pero en realidad pasamos muchos de ellos por alto, me voy diseñar una infografía para colgarla de la pared y tenerlos presente en mi día a día 🙂

Deja tu comentario