Si cuentas tus sueños, se cumplen.

¿Sabes que si tienes cualquier proyecto, hay muchas más posibilidades de que lo saques adelante si le cuentas tus avances periódicamente a una persona de confianza? Nada que ver con la superstición de que si cuentas tus sueños ya no se cumplen ¿verdad?

Cuando las energías de las personas se unen, sucede la magia.


En el mundo de las emprendedoras esto ya está inventadísimo, se llama MASTERMIND y hace tiempo que ya dediqué un post a cómo montarte tu propio grupo, puedes leerlo aquí. En las sesiones de MASTERMIND varias emprendedoras se reúnen una o dos veces al mes y se cuentan lo que están haciendo y cómo están avanzando, se ayudan entre sí. Es una sesión de puesta a punto y de terapia para tu empresa.

No hace falta tener una empresa para tener sueños, y aunque el post de hoy es ideal para emprendedoras, también sirve para todo tipo de proyectos desde hacer tu viaje soñado a ponerte en forma, sacar una plaza o montar una revista online.

¿Por qué tengo más posibilidades de hacer realidad mi proyecto si se lo cuento a  alguien?

Porque si lo piensas, el hecho de tener que compartirlo te va a obligar a sacarlo de tu cabeza, a poner en orden tus ideas y a dedicar un tiempo mental no solo a qué vas a hacer, sino lo más importante, a cómo vas a hacerlo, es decir, tendrás que hacer un plan de acción.

Funciona exactamente igual si tu proyecto ya está en marcha, como el mío, para proyectos grandes y pequeños. Compartir tus ideas con alguien es ya una manera de ponerte a trabajar, porque estás haciendo el primer paso, ordenarlas y preparar tu plan de ataque.

Yo ya me he buscado a un buen amigo, que encima es repostero, para que nos juntemos una vez al mes, nos comamos un cinnamonroll y nos contemos nuestros avances. Él me contará las ideas para mejorar su proyecto y yo las mías. Planazo ¿eh? ¿Qué tal si buscamos un compañero para ti?

¿Cómo buscarte a un compañero de sueños?


Si tú tienes algún proyecto, o un sueño, o una meta, te animo también a que compartas tus pasos con tu persona favorita.

Ten en cuenta que no se trata de buscar un MENTOR, es decir, un experto en un tema que te vaya a dar respuestas. A ver, un mentor sería genial pero no siempre podrás pagarlo y esto es GRATIS,  es más bien alguien que te escuche y que te sirva como catalizador para que tú puedas sacar lo que llevas dentro. Te puede dar consejos si los necesitas pero repito, no buscas a alguien que te dé respuestas, como mucho opiniones.

¿Qué tiene que tener esa persona?

  1. Que sepa escuchar.
  2. Que crea en ti.
  3. Que sea positiva, que para cenizos ya tenemos a la mente cuando se pone pesimista.
  4. Que tengas total confianza en ella para que puedas contárselo todo.
  5. Que tenga interés en que le cuentes los avances de tus proyecto.
  6. Aunque no es imprescindible, es ideal si la otra persona también tiene un proyecto que compartir contigo, así puede ser más enriquecedor para las dos partes.

¿Qué tenéis que hacer?

Facilísimo:


Te he preparado unas fichas para que pongas en orden tus ideas antes de la reunión. Puedes imprimirlas aquí. Estas fichas te servirán tanto para organizarte como para hacer un seguimiento de los avances que estás haciendo.

  1. Si las dos personas que os reunís tenéis un proyecto, rellenad las fichas los dos, así llegáis con los deberes hechos.
  2. Fijad una o dos reuniones al mes, de 20 a 50 min de duración y le cuentas lo que has progresado, lo que estás trabajando en mejorar, lo que estás haciendo.
  3. Estas reuniones son como una terapia para tu proyecto. Podéis tenerlas durante todo el tiempo que os resulten gustosas, y dejar de hacerlas cuando queráis. Se trata de compartir, de pasarlo bien y de crecer, nunca de lo contrario 🙂 También puedes tener más de un compañero de sueños o ir cambiando cuando lo necesites.

Es así de sencillo. ¿Qué tal si como deberes de hoy te propones encontrar a tu compañero de sueños y pruebas la experiencia por ti misma?

Hasta aquí el post de hoy, espero que te haya gustado y sobre todo que lo pongas en práctica. Cuéntanos todo lo que quieras en los comentarios de este post y si te ha gustado el post de hoy, y quieres que te avise personalmente cada vez que publique uno nuevo, únete a mi News Club, apuntándote a mi lista de correos y te enviaré un email cada vez que haya novedades en Charuca.

  • 20 julio 2017

    Hola guapa! Ante todo, decirte que me encanta compartir contigo el gusto por los cinnamonrolls, una delicia para los sentidos, sobretodo del gusto! Y dicho esto, felicitarte de nuevo por un post tan bonito y útil. Ya nos estás acostumbrando y haces que esperemos con la boca abierta en la puertecilla de nuestra bandeja de entrada! Yo también tengo un sueño -quien no? Si hay algún despistado por ahí que no lo tenga le recomendaría que por su salud mental se buscara uno…- y ahora mi tarea está en buscar un compañero de sueños para montar las sesiones de seguimiento. Déjame decirte que, de igual manera en que un compañero “coach” nos puede ayudar mucho, confiar tu sueño en alguien que te quiere pero al que no conviene que tu sueño se cumpla puede ser super peligroso. Hablo de madres bien intencionadas, amigas que te quieren demasiado, maridos amorosos y suspicaces… etc, etc… Así que hay que extemar las precauciones. Pero es cierto que confiar en alguien que positivamente cree en nosotros establece un compromiso más firme en la consecución de nuestros sueños. Bravo por tu post, Charuca!

Deja tu comentario