Unete a nuestra lista y recibiras correspondencia de Charuca con consejos de organizacion, novedades, papelterapia y alguna que otra sorpresa.
Unete a nuestra lista y recibiras correspondencia de Charuca con consejos de organizacion, novedades, papelterapia y alguna que otra sorpresa.
 

Top 10. Lo mejor de 2015.

Se acaba el año y no puedo evitarlo, me vienen a la mente los mejores momentos de 2015, los higlights, así que aquí lo voy a dejar escrito, en forma de decálogo, que ya sabéis que yo soy muy organizadita y que tengo especial predilección por el número 10.

He de decir que 2015 ha sido un año muy completo. He salido de mi zona de confort y me he movido mucho, he conocido a un montón de gente y han pasado cosas geniales. También sabéis que ha sido un año de nervios y miedos, pero es algo normal para alguien que abandona lo conocido y se lanza a descubrir nuevas aventuras así que no pasa nada, vendrán más miedos y los iremos capeando a golpe de pasiflora.

Vamos pues con los momentos estelares de 2015.

1. Empiezo a trabajar con mi hermana. Este es el año en el que he aprendido que sola no voy a ninguna parte. Invité a mi hermana a compartir este viaje conmigo y ha resultado ser la compañera de viaje perfecta. Ya no concibo Charuca sin ella.

Esta foto es de Helena Exquis Esta foto es de Helena Exquis

2. Participar en el Festivalet, ha sido una inyección de energía positiva que aún me dura. Nos visitó un montón de gente, muchos de ellos conocidos por Instagram y Facebook, pasamos dos días rodeados de cosas bonitas y gente maja. Realmente hay que vivirlo para entender la atmósfera de amor que se crea en el museo marítimo.

3. Encontrar a Mina Barrio. Marina ha sido una bendición caída del cielo vestida de faralaes. Llevaba mucho tiempo buscando una fotógrafa que pudiera transmitir en imágenes lo que yo siento que es Charuca, después de muchas pruebas llegó ella y fué ver las primeras fotos que me envió y sentir que la había encontrado.

4. Descubrir a Jackie Rueda. Jackie es una de esas personas luminosas que uno encuentra en su camino en muy raras ocasiones. Conocí sus cursos por casualidad, me apunté a uno y fué como abrir la cueva de las maravillas. Jackie cambia tu visión de las cosas, no sé como lo hace, pero es así.

5. Abrir mi primera caja de libretas Charuca. He nacido para hacer papelería y este año pude abrir por fin mi primera caja de libretas, fué algo muy emocionante.

Esta guapaza de mirada apacible sacó la guerrera que llevo dentro. Esta guapaza de mirada apacible sacó la guerrera que llevo dentro.

6. Romper una tabla de madera de un puñetazo y una flecha con el cuello. Elia Fibla, Gemma Fillol y Montse Pujades me han enseñado que puedo llegar mucho más lejos de lo que mi cabeza me dice, que muchas veces la mente nos envía mensajes totalmente erróneos. Gracias a ellas pasé de sujetar una tabla con mis manos pensando que esa tabla era más dura que yo a romperla de un puñetazo.

7. Salir en Kireei con Gema Espinosa. Gema (@rubirroja) ha sido otra de esas presencias mágicas que han aparecido este año en mi vida. Hemos trabajado juntas y además salimos en la revista Kireei, lo que fué un sueño cumplido para las dos.

Aquí una de las fotos que me hizo Syl Aquí una de las fotos que me hizo Syl

8. Día de fotos con Sylvia Gervais @sylloves. Nos conocimos a través de Instagram dos días antes de que Sylvia viniera a Barcelona. Pasamos un día juntas en casa, haciendo fotos y fué como pasar un día con una amiga de toda la vida.

9. Visitar Sevilla y colocar mis cositas en Made With Lof. No sabéis la ilusión que me hacía estar en esta tienda. Visitarla y colocar personalmente mis cositas en sus estantes fué un sueño cumplido para mi. Encima preparamos un desayuno divino con un montón de compañeras súper majas y lo pasamos pipa. Lo mejor de todo es que después de esta tienda vinieron muchas más <3

10. Visitar las oficinas de 7321 Design en Seul. Ese día casi me desmayo de la emoción de visitar una de mis marcas de papelería favoritas y sentarme a hablar con ellos. Realmente no nos hizo falta traductor porque hablábamos el mismo idioma.

Este es un resumen pero ha habido muchos más momentos y muchas más personas. Ahora que lo veo desde la distancia me doy cuenta de lo importante que es salir de nuestras cuevitas a vivir experiencias. Este año voy a volver a hacerlo, aunque me cueste, porque las personas y las experiencias que vivimos son las que nos impulsan para volar un poco más alto.

Feliz 2016

Deja tu comentario