Mundo Instagram: la #instaenvidia y el #instabajón.

NOTA: Rescato esta reflexión que envié en uno de mis #charucaletter, porque creo que es un tema que a todas y todos nos ha tocado alguna vez de lo que apenas se habla y quiero dejar el debate abierto en el blog. Vamos a por ello 😉

Instagram es una maravilla, nos conecta entre nosotras, nos permite conocernos, formar nuestro club, encontrar inspiración, compartir lo que estamos viviendo…

Como herramienta de trabajo es un sueño. Gracias a Instagram te puedo enseñar mi trabajo y comentarlo directamente contigo, a diario. Lo dicho… una maravilla.

Pero Instagram y todas las redes sociales también tiene un reverso tenebroso, porque a veces nos puede llegar a confundir, y hasta  #instadeprimir.

Uno pasa tanto tiempo mirando la pantallita que puede acabar creyendo que la vida es un catálogo de fotos bonitas, que todos toman desayunos pinterest con arándanos, zumos naturales y mucho aguacate, o desayunos simétricos.

Parece que siempre tenemos la iluminación adecuada, que nuestros escritorios están colocados e impecables en todo momento, que siempre estamos de viaje, vagando por las calles (bonitas) de Tokyo, que las 24 horas del día estamos guapas e inspiradísimas y que vivimos en una perpetua y constante #instafelicidad.

No te lo creas. Lógicamente, uno quiere mostrar lo mejor de sí mismo, compartir los momentos más especiales, enseñar su mejor perfil, poner su escaparate lo más bonito posible, pero eso no significa que vivamos en el perpetuo orden y con las uñas bien pintadas los siente días de la semana ¡qué va! Pasa simplemente que si tienes un día de bajón y estás en casa mirando al techo no lo compartes en Instagram, ni más ni menos.

No somos modelos, somos PERSONAS, con sus matices con sus claros y oscuros, con sus subidas, sus bajadas, los grandes días y los días en los que tirarías el teléfono por la ventana.

Somos parte de la naturaleza, y en la naturaleza no hay nada que dure siempre, las cosas cambian y un día tienes la casa para que venga Sandra Rojo a hacer unas fotos y otros está que da pena. Un día escribes una entrada y te quedas a gustísimo de lo fluída que has estado y otro no hay manera de soltar una frase con un poco de gracia y prefieres no publicar nada y esperar a que vuelva la inspiración.

En la foto te enseño mi escritorio en el momento exacto en el que escribí este post. Con mi botella de agua de marca blanca en la que bebo “a morro”, mi mesa descolocada, los cables a la vista, el hervidor de agua para el té, la caja de madera debajo de la pantalla para controlar el dolor de espalda y el desorden normal de una persona normal que no está posando para una revista sino que está trabajando (a gustísimo, por cierto).

Te cuento todo esto para que la próxima vez que te sientas sola, tires de móvil y te dé el #instabajón, para que cuando sientas que eres la única persona en el mundo que no tiene un plan pinterest o que no desayuna un smoothie de arándanos, te acuerdes de mí y te rías, y pases del teléfono.

No estás sola en tu imperfección y NADIE, NADIE tiene una vida de ensueño las 24h del día y los 7 días de la semana. Bueno… nadie menos Cup of couple ;D.

Hasta aquí mis reflexiones, y ahora te invito a comentar con nosotras ¿Tú también has sentido el #Instabajón alguna vez? ¿Qué haces cuando te pasa?

Si te ha gustado el post de hoy, y quieres leer más reflexiones como ésta, únete a mi News Club, apuntándote a mi lista de correos y te enviaré un email cada vez que haya novedades en Charuca, además recibirás el #charucaletter, un email semanal lleno de inspiración y energía positiva.

  • Dori
    17 octubre 2017

    Que gustito saber que además de divinas también somos humanas. Gracias guapa.

  • Natalia
    7 noviembre 2017

    Como he disfrutado leyendo este post. Yo ha sido en estas ultimas semanas que decidi hacer una #socialdetox precisamente porque estaba ya asqueada de pensar que mi jardin no estaba tan verde come el de los demas. No sabes que bien me senti al hacerlo. Ahora si a ti si te sigo en #instagram ! 🙂

  • Monica
    15 diciembre 2017

    wow!! Me encanto 🙂
    Justo estaba como mencionas Charuca !!!
    Nadie tiene una vida de ensueño todo el tiempo! Gracias x recordarme la realidad de la vida. Saludos desde México.! Gracias por esto!

    • 15 diciembre 2017

      Saludos desde Barcelona. Qué ganitas de volver a Mexico!!!!

  • 21 diciembre 2017

    Hola Charuca,
    Qué bien me ha dejado este post. Es cierto, hay veces que de ver tantas fotos arregladas, y luego miro mi escritorio, me da un bajón. Pero tienes razón, son escritorios arreglados para foto, por supuesto que tiene que salir bonito. Me gusta la idea de ver las imágenes de Instagram, como eso, es solo un Instante en la vida de una persona, no es su vida entera.
    Gracias por compartir tu sentir,
    Un abrazo,
    Gaby
    Por cierto, me he comprado dos agendas tuyas, una para mi y otra para regalar y estoy super emocionada de empezarlas a utilizar. Yeah!

    • 27 diciembre 2017

      Claro! Es como cuando nosotras nos ponemos un poco más guapas de lo habitual porque nos van a hacer una foto 😉
      Mil gracias por leerme y disfruta muchísimo tu agenda Charuca!

  • 22 diciembre 2017

    Mi escritorio no se puede enseñar, ni hoy, ni la mayoría de días, a veces no puedo ni mover el ratón, otras suena el movil bajo la montaña de papeles y descubro que estaba allí. Ahora mismo lo tengo lleno de conchas, de pintura plateada, rotuladores, sellos, barquitos de papel, mucho washi, claro…
    Me he desviado del tema, últimamente no paso mucho por instagram, sí que hay fotos maravillosas, pero ya no parecen lo espontaneo del principio, y encuentro exagerada la cantidad de publicidad, ver 1 anuncio cada 5 publicaciones es excesivo.
    ¡Felices Fiestas!

  • Daniela
    27 diciembre 2017

    Me encantó!!

Deja tu comentario